Invitada por la coordinación de Diseño y Negocios de la Moda, Adriana Luévano, destacó la importancia que hoy en día tiene esta profesión.

 

San Andrés Cholula, Puebla.– Continuando con los Diálogos Abiertos organizados por la coordinación académica de las Licenciaturas en Diseño Digital, Diseño y Negocios de la Moda, y Arquitectura e Interiorismo de la UMAD a cargo del Mtro. Augusto Morales, con el objetivo de que expertos en las áreas mencionadas compartan temas de interés para los estudiantes y futuros profesionistas de estas carreras; se llevó a cabo una charla con Adriana Luévano, Mercadóloga y Asesora de Imagen Personal.

La especialista mencionó que el estilo puede transformar la forma en cómo se ve una persona, por lo que un experto en esta área es alguien que se dedica a conceptualizar y asesorar la imagen estética de sus clientes.

Señaló que el Marketing y la Asesoría de Imagen se relacionan porque brindan una solución a una necesidad, en este caso la asesoría de imagen ayuda a resolver los problemas de una persona a nivel visual, y es imprescindible, ya que la imagen es nuestra carta de presentación.

“Así como un mercadólogo acompaña a cierta marca a cumplir sus objetivos, el trabajo de un asesor de imagen, es ayudar a crear o fortalecer una imagen personal, imagen artística o imagen corporativa, pero sobre todo cuidar que esta imagen sea congruente con dicha persona, con su interior… porque si hay forma, pero no hay fondo, no va a funcionar. Debe existir congruencia entre el fondo y la forma”.

Adriana Luévano mencionó que el reto para un Community Manager puede ser incluso mayor pues se trata de que exista una relación entre la imagen real y la online y eso se debe mostrar a través de fotografías, psicología del color, o en Instagram, por ejemplo, organizar el perfil; además de que la información que se publica en Instagram no puede ser la misma de Facebook, y así en cada red social, ya que los públicos son distintos.

Otro de los temas que la especialista abordó fue la falsa idea de que el asesor de imagen es alguien que siempre te va a criticar, superficial, materialista, sólo le importa lo de afuera, etc., mencionando que hay programas de TV que son sumamente entretenidos, pero han deformado la verdadera función de un asesor de imagen.

Señaló que un profesionista en esta área debe preguntar, debe indagar, conocer a su cliente, analizar y orientar su lenguaje no verbal, cómo se expresa, su discurso, sus valores, es decir, va más allá de lo que se ponga; y gran parte del éxito de una asesoría de imagen depende de que la persona esté dispuesta, si eso no pasa, va a ser muy difícil que el cambio funcione.

“El inicio es muchas veces lo más difícil porque generalmente existe una coraza a ser vulnerable; entonces el reto es ir empatizando con el cliente y generar esa confianza en él”.

Para finalizar, Adriana consideró que, si bien la pandemia ha afectado a los asesores de imagen al no ser un servicio de primera necesidad, lo importante es tener la capacidad de adaptación. Como ejemplo, dijo que muchos profesionistas en esta área comenzaron a dar asesoría de cómo presentarse mejor a través de videollamadas, apalancarse de las tendencias, ayudarle a las personas, generar valor, entre otras opciones.

Entre las claves que consideró de vital importancia tomar en cuenta para dedicarse a esta actividad, está el generar networking, ser un apasionado, estar dispuesto a emprender ya que no existen estas vacantes en las empresas, y crear valor a partir de tus conocimientos.

Aviso de privacidad: https://umad.edu.mx/avisodeprivacidad/