Uno de los jóvenes recién capacitados, actualmente se desempeña como Asesor Técnico en empresa establecida en Aguascalientes.

San Andrés Cholula, Puebla.- Alberto Chatel Cruz es un caso de éxito del programa Cambio de Vida para Jóvenes que no estudian ni trabajan, quien hace algunos meses aprovechó el curso de automatización que ofreció la UMAD, como parte de su programa social “La Llama de la Esperanza”, y hoy ya se encuentra trabajando en la ciudad de Aguascalientes.

Fue hace algunos meses que Alberto, tras no poder obtener un lugar en la universidad donde había hecho examen de admisión, recibió un correo de la UMAD donde le informaban acerca de este proyecto para capacitar de forma gratuita a jóvenes como él.

Sin pensarlo mucho, decidió inscribirse, y durante ocho semanas, en las que además la institución le brindó apoyo para el pago de pasajes y desayuno diario, recibió capacitación en las áreas de programación de PLC, manejo de equipos neumáticos y electroneumáticos; a la par de un taller para reforzar su autoestima y valores.

Tras culminar el curso y recibir su diploma, gracias a los convenios con que cuenta la Universidad Madero, tuvo la oportunidad de realizar prácticas en la empresa ROMI Hidroneumática, donde debido a su buen desempeño y ganas de salir adelante, fue contratado.

“El curso de la UMAD me ayudó a no detener mi vida por no saber qué rumbo darle, mas allá de conocimientos, contactos, o experiencia laboral para un buen currículum, me dio el tiempo necesario para saber realmente qué quería estudiar sin detener mi vida”, señala el joven.

Para Alberto, el programa Cambio de Vida para Jóvenes que no estudian ni trabajan, hace honor a su nombre, pues incluso tuvo que cambiar su residencia a la ciudad de Aguascalientes, donde actualmente se desempeña como Asesor Técnico en la empresa mencionada; y está en proceso de ingreso a la universidad, pues el joven planea profesionalizar sus conocimientos, para seguir desempeñándose en esta área que ha descubierto, le apasiona.

Este programa que a la fecha ha beneficiado a 111 personas, así como el fondo de Becas con que cuenta el Sistema Educativo Madero, y otros proyectos de carácter social; son posibles gracias a la colaboración altruista de empresarios, exalumnos, y gente de la Comunidad Madero que participan activamente en el Programa “La Llama de la Esperanza”.

¡Gracias por participar en el sueño de transformar vidas!

Las personas interesadas en sumarse a estas iniciativas o conocer más de ellas, pueden escribir al correo electrónico luis.garzon@umad.edu.mx.

Aviso de privacidad: http://www.umad.edu.mx/avisodeprivacidad/