A través de la materia de Psicología Educativa, los estudiantes buscaron mejorar las condiciones educativas de niños de nivel básico.

San Andrés Cholula, Puebla.– A raíz de la situación de la pandemia y como requisito de evaluación ordinaria, se solicitó a los estudiantes de la Licenciatura en Psicología, la propuesta de un proyecto que aplicara a las necesidades de alumnos de diferentes niveles educativos.

Al comenzar la materia de Psicología Educativa, a cargo de la Mtra. Begonia María del Rosario Vázquez Ruíz, se planteó la necesidad de realizar un proyecto con impacto en al ámbito educativo, enfocado específicamente en el “aprendizaje mediante el juego”, ya que el juego es el primer y principal medio de comunicación, a través del cual se fomenta el aprendizaje y desarrollo de los niños; y aterrizándolo a tiempos actuales, derivado de la pandemia mundial también, es una herramienta para los docentes.

Dicho proyecto se pensó para aplicar en educación básica, buscando demostrar la importancia del juego en la adquisición de aprendizajes esperados, para fortalecer el desarrollo educativo físico y emocional dentro y fuera del aula escolar.

Con este proyecto, los estudiantes de la Licenciatura en Psicología buscan intervenir en la situación de los niños de educación básica, dadas las condiciones que actualmente viven con el encierro.

Existen cifras críticas de casos de abandono o deserción escolar por la nueva modalidad de estudio (online); por lo tanto, al pensar en niños pequeños, la situación se volvió más difícil por la dificultad de tener que controlarlos y al mismo tiempo seguir con el proceso de enseñanza aprendizaje.

Con estas acciones, la UMAD apoya la creación, intervención y puesta en marcha de proyectos sociales que favorezcan a las comunidades y el desarrollo de las familias. Resultando relevante en este caso particular ofrecer y facilitar herramientas para trabajar en casa con niños de educación básica mediante el juego.

Sobre el trabajo que realizaron los estudiantes y las razones que motivaron este proyecto, la docente Begonia María del Rosario Vázquez Ruíz compartió la siguiente reflexión.

“Preguntarnos qué, dónde y cómo enseñar a nuestros niños nos puede llevar a resolver diversos conflictos en relación al desarrollo y aprendizaje infantil. Hoy en día vivimos una condición de aislamiento que ha tenido grandes repercusiones en el desarrollo de los infantes y las familias enteras.

Dada la situación de emergencia sanitaria, nos vimos en la necesidad de implementar el MED (Modelo de Educación a Distancia), siendo modificado de manera urgente el modelo tradicional de clases presenciales, por lo que el proceso de enseñanza ha tenido un cambio trascendental, y que sin duda alguna será́ un detonador de diversas estructuras metodológicas, el concepto de enseñanza, se ve complementado cuando se considera como un proceso y no como una conclusión.

Buscando una mejora efectiva en el proceso de enseñanza aprendizaje de niños de educación básica y con ello generar un impacto social positivo, se pensó en una propuesta de investigación, que facilitara el papel de los padres de familia como educadores mismos que han tenido que enfrentarse a un cambio radical en la educación de sus hijos, enseñar bajo el aislamiento y sin contacto físico con maestros y compañeros de escuela, y no sólo bajo esta situación, también para que en tiempos de normalidad, los padres puedan contar con variedad de herramientas que faciliten el proceso educativo para con sus hijos, por lo que se buscó con este proyecto demostrar la adquisición de aprendizajes, mediante el juego en la educación básica, para fortalecer el desarrollo educativo, físico y emocional dentro y fuera del aula escolar, ofreciendo mediante esta propuesta gran variedad de juegos encargados de proporcionar conocimientos de calidad, de manera divertida y variada, propiciando que los niños aprendan de manera divertida y sin procesos monótonos.

Por consiguiente, la creación de ambientes favorecedores del juego donde los alumnos puedan desempeñarse mejor, aprender a aprender, comunicarse adecuadamente, resolver conflictos, entre otros; se convierte en una herramienta de gran ayuda para favorecer, dentro del marco de la educación, la reflexión y la participación activa de los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos para una formación integral”. Mtra. Begonia María del Rosario Vázquez Ruíz.

Aviso de privacidad: http://www.umad.edu.mx/avisodeprivacidad/